Comunicado del grupo SCORSA

SCORSA con Colores Invertidos

Basado este escrito en una clase de la academia CTO de Barcelona en la que un docente exhibió material con contenido machista, desde la Federación Española de Estudiantes de Medicina para la Cooperación internacional (IFMSA-Spain) manifestamos nuestro desacuerdo y preocupación por esta forma de educación.

 

Consideramos que la intención del profesor cuando decidió construir esta regla mnemotécnica no es el asunto relevante en esta discusión. Este suceso no es más que un reflejo de la sociedad machista en la que se enmarca, y cuyas estructuras son reforzadas cada día a través de miles de mecanismos (entre otros el que se pone de relieve en este suceso: la sexualización u objetificación de la mujer). La docencia, no solo en Medicina, debe ser ejemplar con este tipo de cuestiones, sumergidas en el subconsciente social, y que justifican sistemáticamente un trato denigrante, irrespetuoso y de inferioridad hacia la mujer.

Reducir este hecho a una regla mnemotécnica raya en el simplismo de miras. Existe una diferencia entre el chiste y la falta al respeto y dignidad de las personas, sobre todo en los grupos minorizados de nuestra sociedad (como son las mujeres). Si esta regla mnemotécnica hablase de personas negras ahorcadas u homosexuales promiscuos no nos sorprendería tanto la reacción que ha generado. ¿Por qué debemos entonces callarnos ante la humillación continua contra las mujeres?


En numerosas ocasiones se habla de una «alarma desmesurada» ante este tipo de noticias, pero es precisamente la consideración de estos asuntos como «normales» lo que impide el progreso hacia la igualdad entre mujeres y hombres. El respeto de la mujer y de su integridad en su vida en sociedad es una causa innegociable; por lo tanto, señalar este tipo de conductas y tomar medidas al respecto no es una cuestión meramente mediática, sino que es imprescindible para realizar un proceso de concienciación social.

 

Así mismo, exponemos que el machismo que ocurre en las aulas tiene unas raíces más profundas y este es solo un ejemplo de muchos. Por tanto, el problema debe ser abordado partiendo de unas bases de igualdad, respeto y tolerancia.